Así vivimos las II jornadas de iniciación a la caza de conejos del PAE

Hoy día 11 de diciembre hemos celebramos la segunda edición de las jornadas de iniciación a la caza con un total de 18 perros de agua participantes, lo que superó a las del año pasado. Con una mayoría de perros no iniciados en el tema, se llevó acabo todo el ciclo de aprendizaje, un total de 5 pruebas incrementales y puntuables.

1) La primera prueba, la más básica para todo perro, se trataba de la persecución de una pelota. No era necesario traerla, ni tampoco contaba el tiempo, únicamente era necesario que el perro fuera tras ella. Motivación por un objeto en movimiento.

2) En la segunda se hizo una primera toma de contacto con lo que sería el animal, para ello se usaron pelotas cubiertas de piel de conejo. En este caso no bastaba con la persecución también había que cobrarlas.

La reacción de muchos perros novatos era sorprendente ya que para la mayoría despertaba su instinto reaccionando, por ejemplo: con el acto de matar zarandeando la pelota de conejo con la cabeza.

Tan solo, una pequeña minoría no agarro el nuevo objeto con tacto y olor a conejo. Estos perros tenían la posibilidad de una motivación extra moviéndose la pelota de conejo con una cuerda apenas perceptible.

3) La tercera prueba se basaba en el seguimiento de un rastro. El perro veía marcharse la pelota de conejo o señuelo (movida a conciencia con una cuerda) y tras parar en un sitio que estuviera fuera del alcance de la visión directa del perro, este tenía que ir, encontrarla y cobrarla.

4) La cuarta prueba o fase del aprendizaje contaba ya con la presencia del animal. A lo largo de un área bastante extensa se escondían 5 conejos en jaulas individuales.

El perro tenía que rastrear el olor con el que se había familiarizado en la prueba anterior e intentar marcar a su dueño la posición del conejo. En este caso ya empezaba a contar el tiempo, el perro disponía de unos 5 minutos.

5) La quinta prueba contaba con varios conejos sueltos en distintos matorrales del área delimitada. El dueño del perro tenía que ir campeando la zona y su perro levantar alguno de los conejos, siendo la prueba valida tanto si el conejo buscaba un encerradero como si el perro lo atrapaba.

Para finalizar el evento aquellos perros que habían marcado o cobrado algún conejo partiziparon en una caza conjunta.

Aunque no era una competición sino unas jornadas de entrenamiento, se premiaron a los perros que mejor lo hicieron con sacos de pienso de alto valor proteínico como son los de Royal Cannin.

Clasificación:

  1. “Limo” de José Manuel Torreón (Chiclana).
  2. “Buda” de Javier Moreno (Écija).
  3. “Guadaña” de Miguel Ángel Camacho Mena.
  4. “Paca de la Ribera del Genil” de Salvador Cabrera (Écija).
  5. “Ketegrig de Ubrique” de Rubén Rodriguez (Ubrique).
  6. “Lola 2 del Bolanio” de José Mari y Toñi (Málaga).

También hubo recompensa para todos los participantes: barbacoa con acompañante gratis 😉

Cualquier nueva idea sobre la mejora del evento es bienvenida. Hasta el año que viene y esperemos que hayáis disfrutado.